Casi por arte de magia, cada uno de los integrantes de la Cantata Elay cambiará de vestuario de manera instantánea y sin tener que salir del escenario.

La propuesta nace de un equipo de estudiantes y docentes de la carrera de Diseño y Gestión de la Moda de la Universidad UPSA quienes, por segunda vez, se unen a la Orquesta Filarmónica de Santa Cruz de la Sierra, en esta oportunidad para transportar a los espectadores por la historia de Santa Cruz de la Sierra.

Trabajo en equipo

Participaron cerca de 60 estudiantes entre 18 a 20 años, y dos docentes guía: Paulo Silva y Claudia Jarandilla. Para Clouzet, estar al frente de la caracterización significó una gran oportunidad para sus alumnos, con diseños alternativos que permiten tener versatilidad en escenario y libertad de movimientos.

La complejidad del diseño del vestuario es adaptar el diseño de la indumentaria al guión y propuesta del director de arte; también consiste en transformar las palabras en elementos visuales que representen un periodo histórico pero desde la contemporaneidad.

Debido a que las prendas tienen que combinar con la escenografía, eso demandó un trabajo en equipo entre el director, el escenógrafo y el diseñador de moda. 

La realización del trabajo comenzó hace tres meses, en tres etapas: la primera, basada en el estudio del guión y la investigación de la Cantata Elay de 1994; la segunda, con la definición de la estética y el armado de la propuesta; y la tercera con la elaboración de los bocetos y confección de cada traje.

Para Raquel Clouzet, Jefa de Carrera de Diseño y Gestión de la Moda, el diseño de los trajes significó todo un reto. “Se tenía que permitir la acción de movimiento, entonces optamos por hacer trajes que tengan una estética bastante simple; que sean parte de la escenografía y que pudieran transformarse sin que los actores deban salir del escenario. Una parte fundamental es el uso del color, que se constituye en una especie de mensaje para que las personas puedan ir trasladándose por la historia de Santa Cruz de la Sierra”, señaló Clouzet.

“No queríamos diseñar y confeccionar vestuarios que sean copia de trajes típicos y tampoco queríamos utilizar elementos visuales que ya son relacionados con el Oriente de Bolivia. En este sentido, hemos trabajado sobre un elemento de fusión entre lo que se conoce y una propuesta diferente”, añade Clouzet, respecto a este compromiso con el arte que muestra en otra dimensión a la carrera de Diseño y Gestión de la Moda de la UPSA.

 

Personajes principales.

Julio Kempff, relator original de la Cantata Elay, y el reconocido actor Carlos Ureña, usarán trajes confeccionados que gran versatilidad. Al tratarse de los protagonistas utilizarán algunos accesorios que otorgan una imagen distinta al resto de los integrantes.

En el caso de la bailarina Vanessa Méndez, la vestimenta requirió mayores detalles. Cada prenda exigía mayor movimiento y caracterización

El resto de los actores entra con todo el vestuario puesto y que lo van retirando capa por capa. La atención a la antropometría y ergonomía ha sido un factor decisivo al momento de diseñar y confeccionar las piezas, con una estética simple que combina con todos los elementos de la obra.